Pensada al detalle

 
 

Casa Secuoya fue construida como residencia privada en 1974, bajo preceptos de bienestar, calidad, comodidad e integración en el medio. En cuanto a concepto y diseño, fue un proyecto extraordinariamente avanzado a su tiempo.

 
 

El buen gusto a las puertas de Burgos

A lo largo de cinco décadas, la familia propietaria ha mantenido la esencia original del edificio. Sus materiales escogidos, sus líneas pensadas con criterio y buen gusto. Sus espacios amplios y ambientes versátiles de una estética exquisita. Su atractivo, proporción e integración con el jardín.

 

Qué eventos puede acoger la arquitectura singular de Casa Secuoya